Genios cientificos e inventores de la historia española

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:18 pm

María Blasco
Con 43 años, esta bióloga molecular es una eminencia en la investigación internacional contra el cáncer y el envejecimiento.
a sus 43 años, esta bióloga molecular es un valor seguro en la investigación internacional contra el cáncer y el envejecimiento, pero la naturalidad con que explica su pionero trabajo con ratones modificados genéticamente y telomerasa –una curiosa enzima clave en el crecimiento y envejecimiento de las células– lo hace parecer algo de coser y cantar. De la última y recientísima “creación” que ha liderado, un ratón longevo, que vive hasta un 40% más, Blasco aclara: “Trasladado a humanos, sería el equivalente a poder llegar a vivir hasta 120 años”. Y en eso está, porque todo parece fácil cuando expone sus logros. Lo mismo que ser madre pasados los 40 años, o dedicar semanalmente tiempo al senderismo, el cine y las exposiciones de pintura.

La alicantina descubre el gen que evita que células dañadas se reprogramen Un equipo de investigadores, liderado por la alicantina María Blasco, descubrió que el gen p53, un conocido gen protector contra el cáncer, elimina también las células dañadas en el proceso de creación artificial de células madre pluripotentes, de gran utilidad en la medicina regenerativa.
El proceso de generación artificial de células madre pluripotentes supuso una revolución en la investigación sobre células madre pues dejó obsoleta a su equivalente natural, las células madre embrionarias, cuya obtención presenta grandes dificultades técnicas y plantea problemas éticos.
Las células madre pluripotentes se pueden generar a partir de una simple muestra de piel, explicó María Blasco, investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:19 pm


Abulcasis considerado Padre de la Cirugía moderna, Abul Qasim Khalaf ibn al-Abbas al-Zahravi, tiene, al igual que la mayoría de los nombres de aquella época, una especie de nick, sencillo y occidentalizado, en esta caso Albucasís o Abulcasis, ya que de ambas formas aparece escrito.

Abulcasis nació en el año 936 en Zahara, el barrio real de Córdoba, capital del Imperio musulmán. Una Córdoba que rivalizaba en esplendor con las más importantes ciudades del mundo conocido, e incluso con la lejana Bagdad que sirvió de inspiración para las más bellas leyendas.

La fama le llegó a Abulcasis tras escribir una vasta enciclopedia médica, en treinta volúmenes o tratados, donde no sólo recopilaba todo el conocimiento médico, farmacéutico y de cirugía de la época, sino que, además, hacía importantes aportaciones creando instrumental y procedimientos quirúrgicos. Hoy resulta curioso, por no decir casi infantil, la aproximada traducción del título de su obra Al-Tasrif li man ajaz an-il-talif (o Kitâb al tasrîf liman ‘agiza ‘an al-ta ‘âlif) “Una ayuda a los que carecen de la capacidad de leer libros grandes”. Esta obra es conocida abreviadamente por “el Tesrif”. Tres de sus volúmenes están dedicados a la cirugía y, con diferencia, es la parte más importante de la obra, de ahí la adjudicación de la “paternidad” de la cirugía moderna. El último volumen ofrece gran número de esquemas de más de doscientos instrumentos quirúrgicos, muchos de ellos desarrollados por él mismo.

Da también una detallada descripción de sus intervenciones quirúrgicas y de sus tratamientos, incluida la cauterización, rotura de piedras de la vejiga (una anticipación de casi diez siglos a la reciente litotricia), cirugía del ojo, del oído y de la garganta, ginecología e intervenciones para la eliminación de fetos muertos, amputaciones, vivisecciones, etc. Fue el primero en emplear hilo de seda para la suturación de las heridas, así como el primer médico que ofreció una completa descripción de la sintomatología y características de la hemofilia. Como experto cirujano maxilar estudió la alineación de los dientes y la forma de corregir los defectos de estos, así como el implante de huesos de animales para restituir piezas perdidas.

Como médico prescribía el uso de diuréticos, purgantes, baños calientes, y empleaba habitualmente la fitoterapia, es decir, tratamientos basados en las plantas. Cita en sus recetas, entre otros, el hinojo, la ruda, el malvavisco, el azafrán, la cúrcuma, etc.

Sus dotes y conocimientos como dietista son destacados por los expertos. En el capítulo dedicado a la dietética medicinal, detalla la importancia de cada alimento en relación con su diferente naturaleza. No obstante, algunas de sus afirmaciones podrán provocar, hoy en día, más de una sonrisa: “Los huevos de avestruz son muy eficaces para las personas que han de hacer mucho ejercicio, pero producen cólico, flato y vértigos, por lo que su ingestión debe ir acompañada de orégano y sal”.

También, en contra de los preceptos de la religión musulmana, aconsejaba en algunos casos la alimentación con carne de cerdo por ser muy nutritiva, pero avisaba que ésta producía molestias digestivas si no se sazonaba con mostaza y se sometía a un buen asado.

La obra magna de Abulcasis, el Tesrif, compendio de los conocimientos médicos de una época, le sobrevivió durante siglos.

Fue traducida a casi todas las lenguas cultas, entre ellas el hebreo e incluso el provenzal.
Abulcasis, este casi desconocido andaluz, que atrajo alumnos y pacientes desde los más lejanos confines, falleció el año 1013 de la Era Cristiana.

También creó la Escuela de Traductores de Córdoba. El sucesor de Abderramán III fue al-Hakam II, rey erudito que creó una biblioteca de más de cuatrocientos mil volúmenes.
Abulcasis trabajaba en la Escuela de Traductores y también era profesor en las “madrazas” y trabajaba en los “maristanes” (hospitales). Su famosa enciclopedia “Altasrif” reúne el saber acumulado a lo largo de toda esta experiencia en tres volúmenes que tratan diferentes aspectos de la ciencia médica. El primero, con 55 capítulos, trata sobre el cauterio, el segundo sobre las fracturas y el tercero, con 99 capítulos, sobre operaciones de obstetricia. Además, existe un anexo, que se encuentra también en el “Cronicón” del Reino de Navarra, donde se explica el tratamiento de los enfermos con obesidad mórbida. Abulcasis utiliza el cauterio no sólo para tratar las heridas, como se venía haciendo y como se haría a lo largo de la Edad Media y del Renacimiento, sino también aplicándolo a puntos concretos de la superficie externa de la piel (moxibustión) para de esta manera tratar las enfermedades internas más diversas con éxito. La parte más importante de la obra de Abulcasis es la dedicada a la cirugía, y en ella se describen técnicas como la extracción de cálculos de la vejiga, disección de animales, partos, amputaciones, extracciones de fetos muertos y procedimientos de oftalmología y de otorrinolaringología.

“Altasrif” fue traducido por primera vez por Gerardo de Cremona al latín en la Edad Media. Esta traducción fue seguida por otras varias en Europa. El libro contiene numerosos diagramas e ilustraciones de instrumentos quirúrgicos utilizados o inventados por el autor y constituyó una parte importante del saber médico en los países europeos durante muchos siglos. Entre los instrumentos quirúrgicos inventados o desarrollados por Abulcasis se encuentran: la silla gestatoria, un instrumento para el examen interno del oído, un instrumento para la inspección interna de la uretra y un instrumento para retirar cuerpos extraños de la garganta. También se describe un instrumento que, introducido en la vagina y reflejando la luz del sol a través de un espejo o de una lámpara, permitía ver el hocico de Tenca. Abulcasis señala en sus escritos que las mujeres tenían, con mucha frecuencia, verrucosidades en el hocico de Tenca que se trataban con el cauterio (tratamiento endoscópico). También se describen diversos procedimientos dentales, así como el instrumental utilizado para realizarlos. Desde el punto de vista médico, a Abulcasis corresponde la primera descripción detallada de la hemofilia.

Merece atención especial el tratamiento descrito en el Anexo mencionado para la obesidad mórbida. La historia es curiosa: el rey Sancho, llamado “El Gordo” (era tan obeso que no podía montar a caballo y se le transportaba en un carro), tras la pérdida del reino de León, se refugió en el reino de Navarra, al amparo de su abuela, la reina Tota. Esta estaba emparentada con Abderramán III y le pidió ayuda para tratar la obesidad de su nieto. El califa envió en su ayuda a sus dos médicos, uno de ellos era Abulcasis.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:20 pm


Fernando Villaamil Fernández-Cueto (Serantes, Asturias, 23 de noviembre de 1845 - Santiago de Cuba, 3 de julio de 1898) fue un marino militar español, famoso por su profesionalidad y rigor, por ser el diseñador del primer destructor de la historia.


Villaamil, que estaba muy a la cabeza en cuanto a tecnología naval, tuvo en cuenta estas ideas y desarrollos cuando, por encargo del ministro de Marina, diseñó un proyecto y solicitó a varios astilleros británicos propuestas de construcción de un nuevo buque contratorpedero. En 1885 fue elegida la presentada por los astilleros de James & George Thomson de Clydebank (Escocia) y el nuevo buque, bautizado Destructor fue entregado formalmente a la Armada española el 19 de enero de 1887 en medio de la expectación de todos los medios náuticos europeos y tomando el mando el propio Fernando Villaamil.
La idea consistía en montar la maquinaria de un torpedero en un casco de esta clase pero aumentado de tamaño a fin de asegurar una gran velocidad. Los seis primeros buques, basados en este diseño, fueron construidos en Inglaterra, en 1890, por encargo de la armada española y del primero de estos, Destructor, tomó nombre esta clase de embarcación. El armamento era un cañón de 75 mm en el puente y tres de 57 mm en las bandas y en la popa, todos ellos de tiro rápido y tres tubos lanzatorpedos, uno fijo a proa y dos desplazables a los costados.

El diseño del Destructor influyó decisivamente en el de posteriores barcos construidos para otras Armadas, entre ellas la británica[2] [3] y a partir de entonces la reputación profesional de Villaamil alcanzó niveles internacionales. En España, además, Villaamil alcanzó fama y popularidad, y él y su Destructor se convirtieron en el centro de atención en todos los puertos que visitaron.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:22 pm


Mateo Orfila (Mateu Josep Bonaventura Orfila i Rotger) (1787-1853).llamado el padre de la toxicología.

Nació en Mahón, en la isla de Menorca (España), el 24 de abril de 1787. Su padre, un próspero marino mercante, procuró que Mateu recibiera desde su infancia una esmerada educación humanística, lo que incluía necesariamente el latín, la filosofía, las lenguas modernas y muy especialmente la música y el canto, para los que mostró excelentes dotes. Cuentan algunos biógrafos que su afición musical nació, en realidad, por indicación de su médico, el Dr. Siquier, como un modo de superar la tartamudez que padecía. Para su preparación en ciencias naturales y matemáticas su padre eligió a un preceptor de origen austriaco, Karl Ernst Cook, entusiasta del método pedagógico de Pestalozzi. Orfila guardará siempre un recuerdo entrañable de las clases de Cook, que supo despertar en el joven Mateu numerosas inquietudes y lo inclinó decididamente hacia las ciencias.
En 1802, con sólo quince años, Orfila se embarcó en una travesía por el Mediterráneo a bordo de un barco mercante propiedad de su padre. El viaje estuvo tan lleno de peripecias e incomodidades (incluyendo un encuentro con piratas) que el joven Orfila decidió alejarse de la tradición familiar marinera y optar resueltamente por las ciencias. En la Facultad de Medicina de Valencia inicia sus estudios en 1804, lamentando que la enseñanza fuera excesivamente memorística, y que se explicara anatomía “sin ver ni un cadáver”. Como ya entonces se sentía especialmente atraído por la Química, había montado un pequeño laboratorio en su casa y rebuscaba en la biblioteca los textos franceses de Lavoisier, de Berthollet, de Fourcroy y de Vauquelin. En aquellos libros se ofrecía una visión más actualizada de la Química, liberada al fin de la teoría del flogisto a la que todavía recurrían algunos de sus profesores.
En el siguiente curso, Orfila se traslada a Barcelona, donde asiste a las clases de química que estaba impartiendo Francesc Carbonell, joven farmacéutico formado en Francia e interesado especialmente en las conexiones entre la química y la medicina. Consciente de la valía de Orfila, Carbonell logró que la Junta de Comercio de Barcelona le concediese una beca de cuatro años, dos para estudiar en Madrid con Proust y otros dos para seguir en París las lecciones de Fourcroy.
Pero en vista de que Proust había tenido que regresar a Francia inesperadamente, en julio de 1807, con 20 años cumplidos y escaso dinero en el bolsillo, Orfila se presentó en París en busca del profesor Fourcroy. Y así, mientras proseguía con aplicación sus estudios de medicina, pasaba gran parte del día trabajando como ayudante en el laboratorio de Fourcroy y de Vauquelin. Al año siguiente, al estallar la guerra entre España y Francia, la beca que recibía puntualmente se suprime y desde entonces el joven Orfila subsistió económicamente impartiendo clases particulares de Física, Química, Botánica y Anatomía. Lejos de ser un contratiempo, esta actividad le permitió entrenar sus habilidades pedagógicas y afinar esa claridad expositiva que caracterizaría toda su carrera docente.


Obtenido el doctorado en Medicina en 1811 con una tesis sobre las características químicas de la orina en las ictericias, Orfila despliega en poco tiempo una actividad deslumbrante. Realiza más de cinco mil experimentos toxicológicos con perros, da conferencias en el Ateneo de París y escribe dos de sus obras clave: Traité des poisons (que luego se llamaría Toxicologie générale) y Éléments de chimie médicale. Ambos manuales fueron pronto traducidos a numerosas lenguas y usados como libros de texto en varias facultades europeas. Por inexplicable que parezca, Orfila encuentra tiempo también para la vida social y frecuenta los ambientes musicales de algunos salones parisinos, donde su magnífica voz de barítono le granjeó cierta fama.
En 1819 obtiene por oposición la cátedra de Medicina Legal de París, circunstancia que le obligaría a adoptar la nacionalidad francesa. Y tres años más tarde sucede a Vauquelin como catedrático de Química Médica. Sus clases eran muy concurridas, porque en sus explicaciones recurría siempre a las demostraciones experimentales y lograba así entusiasmar a los estudiantes, que estaban encantados de poder “ver” las cosas en lugar de leerlas simplemente en los libros de texto.

Desde entonces su carrera académica es fulgurante: decano de la Facultad de Medicina (1831-1848), miembro del Consejo General de Hospitales, del Consejo Municipal de París, del Consejo General del Sena, del Consejo Real de Instrucción Pública y comendador de la Legión de Honor. Desde 1836 introduce cambios importantes en las escuelas preparatorias de Medicina y en el desarrollo de los estudios universitarios, insistiendo en la implantación reglada de prácticas de laboratorio y de prácticas hospitalarias para los estudiantes. Fueron las suyas medidas de tan exquisita eficacia, que han estado vigentes en Francia casi hasta nuestros días, al menos hasta la Reforma Debré de 1958.


Pero probablemente la intervención pública de Orfila más recordada fue durante el juicio de Madame Lafarge (1840), joven viuda sobre la que pesaba la sospecha de haber envenenado a su marido con arsénico. Aplicando la novedosa técnica desarrollada por Marsh tres años antes, Orfila detectó arsénico en el cadáver y Madame Lafarge fue condenada a cadena perpetua en un juicio que se desarrolló con fuertes polémicas entre los peritos y una gran repercusión mediática.
En 1848, el compromiso de Orfila con la monarquía francesa (había sido médico personal de Luis XVIII, Carlos X y Luis Felipe de Orleáns) y su claro distanciamiento de la causa republicana provocaron que, al triunfar la revolución, fuera destituido de sus cargos oficiales y su gestión fuera puesta en tela de juicio. La destitución del decano Orfila provocó una oleada de protestas y movilizaciones entre los estudiantes y despertó la indignación de numerosos científicos franceses. En 1851, en una especie de acto de desagravio, Orfila fue nombrado presidente de la Academia de Medicina.
Muy poco después de aquel homenaje, en 1853, fallecía Mateo Orfila a la edad de 66 años. En su testamento había dejado fondos e instrucciones para el desarrollo de numerosas instituciones científicas y de beneficencia. También consignaba su deseo de que se le practicara la autopsia en presencia de sus alumnos, como un modo de reivindicar el carácter científico de una actividad que algunos consideraban denigrante o indigna. Y así se hizo. La apertura del tórax mostró dos pulmones congestivos, con amplios focos de consistencia hepática de un color rojo vinoso, que confirmaron el diagnóstico de neumonía. Al otro lado del ventanal, la primavera empezaba a asomarse ya a los bulevares de París y a los jardines del cementerio de Montparnasse, donde Orfila fue enterrado.


155 años después de su muerte, su recuerdo debe seguir vivo. Hay motivos justificados para ello, porque, de entre todas las aportaciones de Mateo Orfila, hay al menos cinco que merecen recordarse de modo especial. En primer lugar, su visión premonitoria al vislumbrar la necesidad de abordar la medicina desde perspectivas químicas y el acierto que tuvo al enfocar su propia formación personal y el curso de sus investigaciones en este terreno. Hoy, precisamente, somos testigos de un período histórico de la Medicina que, como había previsto Orfila, es esencialmente molecular y bioquímico. En segundo lugar, es Mateo Orfila quien establece de modo claro que el tóxico ingerido se absorbe en el conducto digestivo y por vía sanguínea se distribuye luego a las vísceras, de las que puede extraerse para su estudio. De esta manera el análisis toxicológico no puede circunscribirse al tubo digestivo, sino que debe extenderse también a los demás órganos. Por otra parte, su obra Traité des exhumations juridiques (1831) logró disipar muchos tabúes sociales y prejuicios personales a propósito de la exhumación de cadáveres, divulgándose esta práctica, que resultaba entonces bastante excepcional en la investigación forense. En cuarto lugar, su intervención mediática en el caso Lafarge, aplicando la técnica de Marsh para el arsénico, fue la puesta de largo de la toxicología como ciencia experimental al servicio de la justicia. Además de la confesión o de la prueba testimonial, las pruebas periciales empezaron a adquirir con Orfila todo el peso que les confiere su solidez científica. En el juicio se plantearon cuestiones cruciales para la toxicología, como las posibles fuentes de contaminación de las muestras o los límites cuantitativos entre normalidad e intoxicación. Por último, la extraordinaria difusión de sus manuales y libros de texto, editados ya entonces al menos en cinco lenguas (francés, inglés, alemán, español e italiano), permitió crear protocolos de actuación comunes para los toxicólogos, unos cimientos sobre los que se ha ido construyendo la disciplina rigurosa y científica que es hoy la moderna Toxicología.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:23 pm

Agustín de Pedrayes

Fue un destacado matemático del siglo XVIII, famoso sobre todo por ser el creador de la propuesta que dio origen al nacimiento del metro como unidad de medida.

Nació en Lastres (Asturias) el 28 de agosto de 1744. A los 14 años se va a Santiago de Compostela, al amparo de su tío fray Bernardo Foyo, para graduarse como bachiller y después estudiar Teología y Jurisprudencia. Durante el último año es nombrado profesor sustituto.

Pese a haber estudiado carreras de letras, su verdadera vocación resulta que eran las matemáticas, y a su estudio se dedica plenamente en lo sucesivo. Durante 22 años es profesor de esta disciplina en la Real Casas de Caballeros Pajes de su Majestad.

Llegó a alcanzar gran renombre como matemático. En 1777 dio a conocer un método para la resolución de ecuaciones hasta el cuarto grado. Las muchas horas dedicadas al estudio llegaron a poner en peligro su salud, por lo que el rey le concede vacaciones ilimitadas, disfrutando el sueldo íntegro.

Entonces regresa a su tierra natal, donde estuvo cinco años. La Gaceta Oficial de Madrid publicó en 1798 una convocatoria pública a nivel internacional para la resolución de u problema, y en cuya solución podían participar todos los matemáticos del mundo. Sólo fue aceptada la solución presentada por Pedrayes.

En el Instituto de Francia, de París, se le conoce como "el sabio español". En 1799 es elegido para representar a España en el Congreso Internacional de París convocado para regularizar el sistema de pesas y medidas, que dio origen al sistema métrico decimal.

Pedrayes propuso la medición del arco meridiano que va de Dunquerque a Barcelona como base para la divisibilidad del cuadrante de la circunferencia terrestre. Su idea fue aceptada, y la cuarenta millonésima parte de esta longitud sería la nueva unidad básica de medida: el metro.

Así que a él debemos mucha parte de que hoy hablemos de metros y kilómetros, en vea de pies, brazas o pulgadas. Ese año publica en Madrid su Tratado de Matemáticas que alcanza gran éxito. Incluso inventó un aparato, llamado "comparador2", para cálculos matemáticos.

Ya jubilado, el rey Carlos IV le nombra ministro del Tribunal de Contaduría Mayor. Durante su larga permanencia en Madrid mantuvo una estrecha amistas con Jovellanos. Allí falleció, en Madrid, el 26 de febrero de 1815, a los 70 años de edad. Entre sus obras inéditas deja una "Descripción y noticias del concejo de Lastres.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:24 pm


Antonio de Torres Jurado (La Cañada de San Urbano, Almería, 13 de junio de 1817 - Almería, 19 de noviembre de 1892), conocido comúnmente por los guitarristas como Torres, fue un luthier considerado como el padre de la guitarra clásica moderna, equiparable con Antonio Stradivari respecto al violín. Nació en la barriada almeriense de La Cañada de San Urbano, falleciendo en Almería capital.
Fue aprendiz de carpintero y artesano en la localidad almeriense de Vera, donde se casó con Juana López de Haro. Al enviudar de ella por una epidemia de tisis, dejó a su única hija con sus suegros y decidió emigrar a Sevilla. Las primeras guitarras Torres datan de 1854, cuando rondaba los cuarenta años de edad. Al trasladarse a Sevilla conoció al famoso guitarrista Julián Arcas, quien le animó en su trabajo. Allí volvió a casarse, esta vez con Josefa Martín Rosado, natural de Cartajima (Málaga), con la que tuvo cuatro hijos. Regresó a Almería en 1870, donde se hizo comerciante de porcelanas y vidrio, debido probablemente a que la manufactura de guitarras no le proporcionaba suficientes ganancias para mantener a su esposa y a sus hijos. En 1883 fallece su segunda mujer. Torres tuvo que reanudar la construcción de guitarras para poder mantener a sus dos hijas más jóvenes, Matilde y Ana. Finalmente fallece en 1892. Algunos de los más famosos guitarristas de su época tocaron con guitarras Torres, como por ejemplo Francisco Tárrega y Miguel Llobet.
Stefano Grondona ha grabado varios discos compactos usando algunos instrumentos originales de Torres, obteniendo unas grabaciones de calidad sorprendente teniendo en cuenta el tiempo que dichos instrumentos han pasado guardados en museos y colecciones privadas. El reconocido violero José Luis Romanillos ha escrito una biografía de este gran artesano (Romanillos Vega, J.L. & Harris Winspear, M. 2004. Antonio de Torres: guitarrero, su vida y obra. Instituto de Estudios Almerienses.)

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:24 pm

El silestone, ese material que está tan de moda para encimeras de cocina. Pues bien, se trata de un invento español, concretamente almeriense, según supe hace poco. Y este invento surgió de la necesidad. En 1989, el sr. José Luis Ramón, el director de la empresa Cosentino intenta crear un nuevo material, el marmolestone, a partir de los desechos del mármol (inspirado en la idea de los tableros de aglomerado en la madera). Esta empresa fracasa, dejando a Cosentino al borde de la quiebra. Desesperado, en un último esfuerzo, se le ocurre usar sílice y cuarzo para el nuevo compuesto, mezcla que provocó una mejora sustancial de las propiedades físicas y mecánicas del producto. A partir de ahí, se llegó a la conclusión de que lo que sobraba era precisamente el mármol, y por ello incrementaron el porcentaje de sílice y cuarzo, cada vez en partículas más gruesas, hasta obtener el silestone. En el mismo año (1989) se obtiene la patente (se han hecho dos mejoras en 1998 y 2003), que ha impulsado el crecimiento brutal de una compañía que, desde su sede central en Macael (Almería), controla un grupo empresarial que tiene cuatro filiales internacionales en Estados Unidos, América Latina, noroeste de Europa y Reino Unido. De hecho, en 2004 se convirtió en la primera empresa española que se anunció en la final del fútbol norteamericano, con una inserción publicitaria que le costó cuatro millones de dólares.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:26 pm

1300 (aprox.) falso Geber Descubrió el ácido sulfúrico y el nítrico. Llamado así porque sus trabajos se atribuyeron a Abu Musa Jabir Ibn Hayyan (Geber), un alquimista árabe del siglo VIII (721-815). Su nombre real es desconocido.

1732-1808 José Celestino Mutis Estudió las propiedades curativas de diversas plantas de Sudamérica (quina), fundó la Expedición Botánica de Colombia (1783), colaboró con Humboldt y Linneo, siendo citado en sus obras. Clasificó la flora colombiana, escribió diversas gramáticas de lenguas americanas. Fundó el observatorio astronómico de Bogotá (1803), estudió las variaciones nocturnas de la presión atmosférica en Bogotá.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:26 pm

Abraham ben Meir ibn Ezra nació en Tudela (Navarra), cuando la ciudad estaba bajo el dominio de los musulmanes. Aquí pasó su infancia y su juventud, formándose en el estudio tanto de la cultura judía como de la cultura árabe en sus diversos campos. Después de recorrer algunas juderías de la Península y del Norte de África ganándose la vida componiendo poemas y alabanzas para los patronos y hombres ricos de las altas esferas de la sociedad, Ibn Ezra decidió iniciar una vida de judío errante que le llevaría por distintas comunidades judías de Italia, Francia e Inglaterra.

Una de las grandes aportaciones de Abraham ibn Ezra al campo de la ciencia fue la difusión en países europeos de nuestro actual sistema de numeración. Su Libro del Número es un manual de aritmética de carácter pedagógico que tenía como objetivo explicar el sistema de numeración de posición introduciendo el concepto del cero. Ibn Ezra afirma que este método fue inventado por los sabios de la India y transmitido a Occidente por los musulmanes, gracias sobre a los escritos de al-Juarizmi. En su Libro de la Unidad, escrito algunos años después, explica este autor la relación entre los números y los atributos divinos con una intención claramente teológica, lo que demuestra el afán de Ibn Ezra por encontrar siempre conexiones entre la ciencia y la religión judía.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:27 pm


Joan Oró

Oró, quien procedía de una familia modesta de panaderos, tuvo una brillante carrera científica. Ya en la adolescencia, empezó a preguntarse por el papel de la humanidad en el Universo y el sentido de la vida. Insatisfecho con las respuestas que daba la religión, orientó sus estudios hacia la química y la biología.

Licenciado en Ciencias Químicas en la Universidad de Barcelona, viajó en 1952 a Estados Unidos, acompañado de su familia, y cuatro años después se doctoró en Bioquímica en la facultad de Medicina del Baylor University College (Houston).

En 1955 ingresó en la Universidad de Houston, de la cual fue catedrático desde 1963, donde fundó y dirigió el Departamento de Ciencias Bioquímicas y Biofísicas. Ha hecho importantes estudios sobre los compuestos orgánicos existentes en sedimentos terrestres, meteoritos y muestras de la Luna.

Fundó el Departamento de Ciencias Biofísicas en la Universidad de Houston, en 1956, dónde estudió el metabolismo del ácido fórmico en los tejidos animales, investigaciones que serían clave para el estudio sobre el origen de la vida y la interpretación de la ausencia de vida en el planeta Marte. Fue en 1959 cuando este doctor en Bioquímica por la Universidad de Houston (EEUU) descubrió la síntesis de la adenina, una sustancia fundamental en el desarrollo de los seres vivos. Y lo hizo partiendo del ácido cianhídrico, un producto altamente venenoso (Hitler lo utilizó como material de exterminio). Ya que, según Oró, la adenina procede del espacio, él ha acuñado esta frase de reminiscencias bíblicas: "Venimos de polvo de estrellas y en polvo de estrellas nos convertiremos". Y suele añadir a renglón seguido: "Por lo tanto, debemos de ser humildes".

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:27 pm

Eduardo Torroja Miret Ingeniero de Caminos español nacido en Madrid.
Fue autor de obras como Teoría de la elasticidad (1945), Filosofía de las estructuras (1958) y Razón, ser de las estructuras. Docente de la Escuela de Arquitectos y de la Escuela de Ingenieros de Caminos, impartía los cursos permanentes de "Cálculo de Estructuras", "Teoría de la Elasticidad", "Resistencia de Materiales", "Tipología Estructural" y, cómo no, "Hormigón Armado y Pretensado". Con su amplio equipo de colaboradores, tanto en el Laboratorio Central de Ensayos de Materiales como en el Instituto de la Construcción y del Cemento, formuló la teoría elástico-visco-plástica del hormigón armado.

Sus investigaciones y aportaciones en torno al comportamiento de los materiales, especialmente del hormigón armado y pretensado, y de los métodos de análisis estructural son internacionalmente reconocidas, siendo todavía hoy motivo de publicaciones, jornadas y estudios en muchos lugares del mundo. La búsqueda de Torroja en el hormigón armado se caracterizó por el empleo de las superficies continuas, lo más ligeras posibles y con un sentido propio de la elasticidad. Según el mismo, "la obra mejor es la que se sostiene por su forma y no por la resistencia oculta de su material".

Docente de la Escuela de Arquitectos y de la Escuela de Ingenieros de Caminos, impartía los cursos permanentes de "Cálculo de Estructuras", "Teoría de la Elasticidad", "Resistencia de Materiales", "Tipología Estructural" y, cómo no, "Hormigón Armado y Pretensado". Con su amplio equipo de colaboradores, tanto en el Laboratorio Central de Ensayos de Materiales como en el Instituto de la Construcción y del Cemento, formuló la teoría elástico-visco-plástica del hormigón armado.

Torroja fue reconocido mundialmente, llegando a ser comparado con los grandes hombres del Renacimiento en publicaciones técnicas norteamericanas de los años cuarenta. Maestros de la arquitectura de la talla de Frank Lloyd Wright llegaron a decir de él: "Torroja ha expresado los principios de la construcción orgánica mejor que cualquier otro ingeniero que conozco". También Eugène Freyssinet dijo: "Torroja es el maestro de las construcciones originales". Se dijo sobre su obra: "La cualidad más importante de sus estructuras es que están vivas".

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:28 pm


Francisco José Ayala Pereda (Madrid, España, 1934) es un biólogo español, nacionalizado estadounidense, especialista en evolución. Discípulo de Theodosius Dobzhansky, representa a la segunda generación en la lista de los representantes más ilustres del neodarwinismo.
Francisco J. Ayala (no emparentado con el escritor granadino Francisco Ayala) nació en Madrid en 1934. Estudió en Salamanca y se ordenó sacerdote dominico en 1960; se desplazó a Estados Unidos en 1961, donde reside en la actualidad. Allí se doctoró en la Universidad de Columbia (1964) y luego pasó a la Universidad Rockefeller y, en 1971, a la de California en Irvine, el mismo año en que se nacionalizó estadounidense; actualmente investiga e imparte clases de biología en esta universidad. En 1985 contrajo matrimonio con la ecologista Dr. Hana Ayala (de soltera Lostakova).

Se trata de uno de los más prestigiosos científicos españoles en actividad, especializado en biología evolutiva. Es conocido por sus estudios sobre el reloj molecular (técnica de estimación del lapso entre eventos evolutivos) así como, sobre todo, por sus investigaciones sobre la reproducción de Trypanosoma cruzi, agente del mal de Chagas, una enfermedad endémica de Sudamérica que afecta a entre 16 y 18 millones de personas. También ha estudiado otros temas relacionados con la genética: filosofía, bioética y la relación ciencia-religión.

Es miembro de la Academia de Ciencias de EE. UU. y fue asesor científico del presidente Bill Clinton y presidente de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, que edita la revista Science. Es doctor honoris causa de una quincena de universidades y miembro de numerosas academias de ciencias, entre ellas la de Madrid.
Ha escrito más de 500 artículos científicos. Posee la Medalla Nacional de la Ciencia de EE. UU. También es viticultor y posee en California grandes extensiones de viñedos cuya uva vende a las diversas denominaciones de origen del estado.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:28 pm



Avelino Corma Canós (Moncófar, (Castellón), 1951) es un químico creador y director del Instituto de Tecnología Química de Valencia.

Estudió química en la Universidad de Valencia y se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid. Después de dos años de estudios en el Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Queen en Kingston (Canadá), entró como investigador en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en 1979. En 1987 pasó a ser profesor del C.S.I.C. Desde 1990 dirige el Instituto de Tecnología Química, centro Mixto entre el C.S.I.C. y la Universidad Politécnica de Valencia.

Ha publicado más de 700 artículos en revistas nacionales e internacionales, y de sus laboratorios han visto luz más de 100 patentes. Es revisor habitual de libros y manuscritos para numerosas publicaciones científicas periódicas y ha formado parte del Comité Editorial de numerosas revistas científicas. En 2000, fue galardonado con el Premio Rey Jaime I.

Fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Dom Church de Utrecht (Holanda).

Avelino Corma, es el científico español más citado en el área de Química, según la clasificación de la organización In-Cites en la que se recogen los 100 científicos más citados del mundo. En Química, Corma se sitúa en el puesto 21, con 284 trabajos publicados citados por otros investigadores en 6.447 ocasiones. R.D.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:28 pm

Toribio Fernández Otero y los polímeros conductores

Toribio Fernández, nacido en 1951 en la comarca del El Bierzo, comenzó en su juventud compaginando sus actividades agrícolas y pastoriles con la enseñanza a distancia. Una vez terminada su educación se trasladó a Oviedo para estudiar Ciencias Químicas.

Es una autoridad mundial en el estudio de los polímeros conductores. Tales polímeros son metales sintéticos. Parece que las posibilidades que ofrecen estos materiales son enormes.

Las investigaciones de Toribio Fernández propiciaron que en1992 se desarrollaran los primeros músculos artificiales, músculos sensores del ambiente y con sensibilidad táctil.

Los trabajos de este químico en el campo de los materiales inteligentes le han hecho acreedor a numerosos premios y reconocimientos.

Es el único químico español que ha sido invitado a las Conferencias Solvay. Esto que parece algo sin importancia indica la magnitud de este investigador pues a los mencionados congresos han asistido desde principios del siglo XX los científicos más importantes de la época. Desde Einstein a Marie Curie, pasando por Poincare o Max Planck.

Actualmente Toribio Fernández es un candidato firme al Premio Nobel y uno de los buques insignia de la investigación española.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:29 pm

Un navarro, pionero del motor a reacción?
Los primeros turborreactores en aviones fueron desarrollados en Inglaterra y Alemania por Frank Whittle y Hans Von Ohain respectivamente. El primero funcional fue un alemán, el Heinkel He 178 el 27 de agosto de 1939. En las misma época teníamos en España a Virgilio Leret haciendo algo parecido (1935).


(Virgilio Leret) Diseñó un motor a reacción, original y revolucionario para su época, al que denominó “Mototurbocompresor de Reacción Continua”. Este invento fue patentado en el Registro de la Propiedad Industrial de Madrid, el 28 de marzo de 1935. El Presidente Manuel Azaña, que conocía su proyecto y comprendía los alcances que su desarrollo y ejecución podrían traer a la aviación española, lo nombró profesor de la Escuela de Mecánicos del Aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid), con el fin de que comenzara los experimentos para su realización.
Virgilio Leret había sido el inventor del primer motor a reacción español. Su gesta tecnocientífica, una de las más avanzadas de su tiempo, se une al palmarés de otros inventores militares españoles, como Emilio Herrera, que diseñaría, entre otros prototipos, la escafandra y el traje espaciales que llevó a la Luna el astronauta Neil Armstrong.

El 17 de julio de 1936 un grupo de tropas moras de Regulares, apoyadas por una sección de infantería, al mando del capitán Corbalán, se lanzan al asalto, por sorpresa, de la base de hidros de El Atalayón, próxima a Melilla. Con la cuarta parte de la tropa de permiso y los motores de los hidroaviones desmontados, están seguros de no encontrar oposición. Sin embargo, el jefe accidental de la base, el pamplonica Virgilio Leret Ruiz, revólver en mano, les ofrece fuerte resistencia. Se producen allí los primeros muertos de la guerra civil. Leret consigue que algún personal le secunde y resisten durante tres horas, hasta acabar la munición. El capitán sale entonces al encuentro de los atacantes y, de manera fría y calculada, arroja el arma y se dirige a Corbalán. Le espeta: "Yo soy el Jefe y estos hombres se han limitado a seguir mis órdenes". Un gesto de quien se sabe condenado y no quiere compañía en su último viaje. Un gesto vano, porque los rebeldes le fusilarán con 4 de sus subordinados seis días después sin formalización de causa.

¿Una víctima más de la guerra civil? Sí, pero una víctima muy singular. Virgilio Leret (Pamplona 1902 - Melilla 1936) fue militar, aviador e ingeniero, además del inventor de uno de los primeros motores a reacción. Leret es también un ejemplo emblemático del olvido que cayó como una losa sobre los perdedores de la guerra. Si bien no puede afirmarse rotundamente que idease el primer motor a reacción - en la década de los treinta un puñado de ingenieros italianos, británicos, alemanes y rusos proyectaban un propulsor a gases - su "Mototurbocompresor de Reacción Continua" fue coetáneo, sino anterior, de los de sus colegas Hans von Ohain o Frank Whittle, quienes se llevaron la gloria del hallazgo.

Hijo de militar, con 15 años ingresó en la Academia de Infantería de Toledo. Sirvió como oficial desde los 18 años en la campaña de Marruecos. En 1924-25 se formó como piloto militar y observador. Fue condecorado cuatro veces por su valor en acciones terrestres y aéreas. Leret, que hablaba árabe y francés, tenía grandes cualidades para la física y entre 1924 y 1929 cursó los estudios de ingeniería civil en la especialidad de mecánica-electricidad, obteniendo una puntuación de "excelente", equivalente al sobresaliente de hoy.

Evolucionó políticamente hacia la izquierda, afiliándose al partido de Azaña, Izquierda Republicana, y frecuentando logias masónicas. Participó con el vitoriano Hidalgo de Cisneros en la fracasada intentona antimonárquica de "Cuatro Vientos" y fue encarcelado en la prisión madrileña de San Francisco. Tras la proclamación de la Segunda República fue puesto en libertad y reingresó en el ejército. En 1931 casó con la periodista y escritora mejicana Carlota O´Neill, con la que tuvo dos hijas. Tras los sucesos revolucionarios de octubre de 1934 fue condenado a 30 años de prisión por el delito de rebelión militar. Durante su condena en el castillo de El Hacho (Huelva) concibió un nuevo método de propulsión: el "Mototurbocompresor de Reacción Continua". Consistía en un ingenio que utilizaba los gases calientes del escape de una turbina como propulsión. Este sistema superaba las limitaciones físicas de los motores de pistones y hélices a alta velocidad. El 28 de mayo de 1935 inscribió su invento en el Registro de la Propiedad Industrial del Ministerio de Industria y Comercio. La memoria constaba de más de 100 hojas. En el "Servicio de Historia y Cultura Aeronáutica" español estudiaron a lo largo del 2001 el proyecto, dictaminando su viabilidad y que proporcionaría un empuje de 500 kilogramos.
Hidroavión de la base de Melilla, donde fue capturado y fusilado Leret.

Tras la victoria del Frente Popular fue nuevamente rehabilitado. Consiguió que el presidente Azaña le nombrase profesor en la Escuela Superior de Aerotécnica de "Cuatro Vientos" para que construyese allí su revolucionario motor. Pero durante el verano de 1936 le ofrecieron de forma interina la jefatura de la Escuadrilla de Hidroaviones de Melilla. Leret se trasladó allí con su esposa e hijas, pensando disfrutar de unas vacaciones. La familia se instaló en una draga y comenzaron el veraneo. Sólo fueron dos semanas. Leret fue fusilado y su esposa encarcelada durante cinco años. El gobierno republicano lo ascendió, a título póstumo, a comandante. Cuando Carlota O´Neill salió de prisión en 1941 entregó el proyecto del motor al agregado aéreo de la embajada británica en Madrid. Exiliada primero en Venezuela y luego en México, en la década de los noventa las gestiones de la familia Leret rescataron del olvido esta figura singular, una de las de mayor mérito en el campo de la aeronáutica española.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:31 pm

Azarquiel o Al-Zarqali (Toledo, c. 1029 - Sevilla, 1087),[1] cuyo nombre completo es Abu Ishäq Ibrahim Ibn Yahyà al-Zarqalluh, fue un importante astrónomo de Al-Ándalus, cuyo nombre fue puesto a un cráter lunar. En realidad el nombre de Azarquiel era una especie de apodo, con el que era conocido en vida debido a sus intensos ojos azules.
Azarquiel es clave en el desarrollo de esta época. En un principio era un joven artista que confeccionaba instrumentos astronómicos por encargo, pero no tardó en convertirse en maestro de sabios diseñando algunas de sus obras más importantes, como las Tablas Toledanas, el tratado de “Azafea” que era una perfección del astrolabio, o el “almanaque de ammonio”.
Se llegaron a construir globos celestes que representaban posiciones de ¡mas de 1000 estrellas!
Los instrumentos se hacían cada vez mas bellos, precisos y versátiles.
Un ejemplo de estas virtudes es el astrolabio con lámina universal. Modificado por el granadino Ibn Baso a principios del siglo XIV, este antecesor del GPS era capaz de pasar rápidamente de un sistema de coordenadas a otro y además se podía calcular la hora en cualquier latitud.

Pero su mayor aportación a la astronomía la constituye el desarrollo de la azafea, una variedad del astrolabio que permitía que el observador no necesitara encontrarse en un lugar determinado para desarrollar los cómputos astronómicos, sino que podía ser usado en cualquier latitud terrestre, lo que le convertía en un instrumento ideal para ser usado en la navegación. Azarquiel realizó estudios e investigaciones en varios campos de la Astronomía. Por ejemplo, fue capaz de encontrar cuál era el movimiento del apogeo solar (la distancia máxima entre la Tierra y el Sol). Azarquiel pudo determinar con una gran precisión que el punto del apogeo solar variaba en 1 grado cada 299 años, analizando las observaciones que se disponían al respecto durante los últimos 25 años.

También tuvo Azarquiel interés en el tema de la precesión de los equinoccios. Escribió un trabajo sobre ello, hoy en día desaparecido, en el que describe de qué manera podría explicarse este hecho. Como la Tierra es un astro que recibe la influencia básica del Sol y de la Luna y, en menor medida, de los otros planetas del Sistema Solar, su movimiento de rotación presenta una ligera variación a lo largo del tiempo. En grandes periodos de tiempo, los polos del planeta no se dirigen siempre al mismo sitio, sino que van modificando la dirección a la que apuntan debido al movimiento de rotación terrestre; esto es lo que se denomina precesión de los equinoccios. En el fondo, es como si la Tierra se comportara como una peonza; su eje, a medida que gira, cambia ligeramente.


Sin embargo, si hay dos cuestiones en las que Azarquiel realizó las mayores y más trascendentales aportaciones a la Astronomía, éstas tienen que ver con las órbitas de los planetas y la predicción de la aparición de los eclipses y los cometas. En ambos casos, de ser ciertos, se habría adelantado en varios siglos a sus homónimos occidentales.

Todos conocemos que las órbitas de los planetas de nuestro Sistema Solar no son exactamente esféricas. De hecho, al parecer no hay nada perfectamente redondo en todo el Universo; el Sol y la Luna, por más que los percibamos como astros con una forma idéntica a la de la circunferencia, son objetos achatados en los polos. La misma Tierra es ligeramente oblonga.

Las órbitas de los planetas se suponían y aceptaban como esféricas porque concordaban con el ideal de perfección y belleza de la teoría geocéntrica, pero era sólo una suposición. Aunque, por supuesto, los eclesiásticos y todos aquellos que defendían la posición central de la Tierra en el Sistema Solar habrían argumentado que tales órbitas eran esféricas necesariamente, ya que se ajustaban a la perfección con la ideal de magnificencia cósmica que hubiera dispuesto el "Creador". Un Universo en el que algo no era geométricamente perfecto no tenía sentido en las mentes del hombre de los siglos medievales.

Sin embargo, Azarquiel tuvo la osadía de considerar la posibilidad de que en realidad las órbitas planetarias no fuesen ni tan perfectas ni tan geométricas, sino que tal vez tuviesen una forma bastante cercana a la de un óvalo, que en esencia no es más que una especie de circunferencia alargada. Algo similar a coger una cinta de goma, de las usadas para el cabello, y estirarlas por dos extremos opuestos. El resultado es un óvalo.

No obstante, una intuición tan notable no tuvo ni mucho menos buena acogida. Aunque esta idea de Azarquiel no era nueva, pues ya los antiguos griegos habían adelantado algo similar, nadie se preocupó de ella ni entonces ni en los años ni siglos posteriores, simplemente porque no había manera de comprobar su veracidad. Fue necesario que Johannes Kepler (1571-1630), bien entrado el siglo XVII, con los conocimientos y adelantos matemáticos propios de su época, quien demostrara que, en efecto, las órbitas de los planetas no eran circulares, sino elípticas. Kepler, con todo el merecimiento, ha sido el símbolo del cambio de pensamiento antiguo al moderno, pero aún así deberíamos al menos valorar en su justa medida el trabajo de Azarquiel, quien ya había aventurado las conclusiones de Kepler casi 600 años antes.

El otro hecho importante que Azarquiel parece haber descubierto mucho antes que lo hicieran los científicos y pensadores occidentales está relacionado con los eclipses y los cometas.


Según lo que se deduce del estudio de las tablas de Toledo, Azarquiel estaba en disposición de realizar predicciones de suma importancia dentro de la Astronomía. Las Tablas tenían como función principal la de ofrecer a los astrónomos las posiciones en el cielo de cierto tipo de astros y las fechas en las que tenían lugar determinados fenómenos cósmicos (como las fases de la Luna, etc.). Por tanto, eran empleadas para poder concretar la situación exacta de un cuerpo celeste en épocas futuras. Azarquiel, que tenía en su poder datos precisos sobre multitud de fenómenos gracias a la labor de sus ayudantes, pudo emplear las Tablas para predecir los eclipses solares que sucederían años e incluso siglos más tarde. La precisión de las Tablas era tal que Pierre Simon de Laplace (1749-1827), uno de los más destacados matemáticos de la Ilustración, seguía utilizando las observaciones y anotaciones de Azarquiel para realizar los cálculos de las posiciones y predicciones planetarias.

Al parecer, también fue capaz, mediante el análisis detallado de los datos recabados, de poder predecir la aparición de cometas en el futuro. Sobre esto hay que ser, no obstante, un tanto cautelosos, ya que no disponemos aún de los conocimientos necesarios para poder asegurar tal extremo. Resulta posible, a pesar de todo, que Azarquiel pudiera en efecto tener conocimiento de algún procedimiento por el cual llegara a predecir la aparición de un cometa. Si esto fuera cierto, Azarquiel aventajaría en casi 700 años a Edmund Halley
(1656-1742), quien comprendió que el cometa que lleva su nombre y que se había observado en 1681 era el mismo que otros astrónomos vieron en 1604, y que retornaría a las proximidades del Sol en 1757. Halley sentó las bases para poder determinar asimismo el año aproximado de retorno del cometa empleando unas pocas observaciones del mismo.

Hoy en día Azarquiel es recordado fundamentalmente por su trabajo en las Tablas de Toledo y por algunas aportaciones instrumentales ingeniosas. Pero en este pequeño artículo, en el que sólo hemos esbozado algunas cuestiones básicas respecto a su figura, hemos visto que los logros del astrónomo cuyo nombre es desconocido para la mayoría de los aficionados (y profesionales) a esta ciencia, son mucho más importantes. Y, además, tiene la virtud de haber imaginado ideas y conceptos que serían aceptados como válidos y correctos sólo con el transcurrir de los siglos. Azarquiel, el mayor astrónomo del periodo islámico español, fue un verdadero pionero del conocimiento del Cielo.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:31 pm


Nacido en España, Arnaldo de Vilanova, tuvo la ventaja de estar cerca de la cultura árabe. Hablaba árabe y griego y a través de él toda la tradición alquimista árabe penetró en la corriente del pensamiento europeo.

Arnaldo de Vilanova viajó y escribió mucho y como médico de fama se enriqueció. Recibió de la realeza (como Pedro III de Aragón), a la que cuidó, castillos y una cátedra de universidad en la de Montpellier, Francia.

Fue polemista y mantuvo firmes puntos de vista en teología, lo cual le llevó a enfrentarse a veces con la Iglesia., Sin embargo, cuidó al papa Bonifacio VIÍI con éxito, durante una enfermedad y esto lo salvó de las penosas dificultades en que estaba metido.

Arnaldo de Vilanova era una extraña mezcla de misticismo y ciencia. Aceptaba la transmutación de los elementos y modificó la teoría de Geber del mercurio-azufre. Creyó que el mercurio solo era suficiente, aunque nunca lo probó obteniendo oro de él.

Fue el primero en darse cuenta de que al quemar madera en condiciones, de poca aireación se creaban humos venenosos, que le llevó a descubrir el monóxido de carbono. Fue el primero en obtener alcohol puro.

Al igual que el «falso Geber», era uno de aquellos alquimistas tardíos con los que la ciencia auténtica empezaba reaparecer.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:31 pm


Antonio García-Bellido. Es un científico español especializado en la investigación de las bases genéticas del desarrollo y de la diferenciación celular.

Sus ideas y nuevos enfoques al problema del Desarrollo han sido seguidos y continuados por numerosos investigadores en todo el mundo, sobre todo en Europa y Estados Unidos, incitando similares estudios de investigación en otros grupos animales, como mamíferos, y plantas.
El florecimiento actual de la Genética Molecular del Desarrollo en Drosophila melanogaster se debe, en gran medida, al importante trabajo del Profesor Antonio García-Bellido, que ya se cita y explica incluso en libros de texto (p. ej. "Genetics" de Strickberger, "Molecular Biology of the Cell" B. Alberts et al.).
Una de sus publicaciones -La teoría de los compartimentos- (que le hicieron candidato al Premio Nobel en 1979), ha sido calificada como "cita clásica" por el Current Contents y comentada y alabada por muchos colegas en trabajos de investigación, artículos de revisión y dedicatorias de libros.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:32 pm


Juan Ignacio Cirac Sasturain (11 de octubre de 1965, Manresa, provincia de Barcelona, Cataluña) es un físico español reconocido por sus investigaciones en computación cuántica y óptica cuántica, enmarcadas en la teoría cuántica y en la física teórica. Desde 2001 es director de la División Teórica del Instituto Max-Planck de Óptica Cuántica (Max-Planck-Institut für Quantenoptik) en Garching, Alemania.
Su línea de investigación se centra en la teoría cuántica de la información. Ha desarrollado un nuevo sistema de computarización, basado en la mecánica cuántica, que permitirá en un futuro hacer cálculos algorítmicos mucho más rápidos. Ha realizado interesantes aplicaciones, entre las que se encuentra la posibilidad de codificar mensajes secretos o la de realizar cálculos computacionales, imposibles de realizar hoy en día con los sistemas actuales de proceso y trasmisión de la información.
Científicos española están convencidos de que el físico español Juan Ignacio Cirac -premio «Príncipe de Asturias» de Investigación en 2006- ganará en el futuro el premio Nobel en esta modalidad por sus investigaciones en el campo de la óptica cuántica.

Así lo explicaron el director de la «Revista Española de Física» y catedrático de Física Teórica de la Universidad Autónoma de Madrid, José Luis Sánchez, y el investigador del Instituto de Física Aplicada del CSIC Pedro Corredera.

Después de que la Academia sueca anunciara el galardón de ayer, Sánchez admitió que estos premios suelen otorgarse por logros concretos, mientras que a Cirac todavía le falta demostrar que su modelo puede desarrollarse a gran escala.

El catedrático destacó que la investigación de Cirac, junto al austriaco Peter Zoller, demuestra que la técnica de iones confinados podría aplicarse a la construcción de ordenadores cuánticos. «Si se construye un prototipo de ordenador cuántico, al final les darán el premio», afirmó Sánchez, quien considera que, de momento, Cirac es el único físico español con expectativas de ganar el Nobel en los próximos 15 años.

Por su parte, Pedro Corredera, quien calificó como «una pena» que el galardón no haya ido a parar a Cirac, coincidió con Sánchez en que el físico español afincado en Alemania será galardonado en el futuro.
Al ser preguntado por la candidatura al Nobel de Ignacio Cirac, Riveiro reconocía que desde que le conoció por primera vez le había visto como un serio aspirante futuro al premio; sin embargo, admitió que no tenía claro que fuera a ganarlo este año, por tener el hándicap de ser más joven que la edad media de los ganadores. Lo que sí se atrevió a vaticinar es que Cirac y Zoller recibirán el reconocimiento de la academia sueca en los próximos cinco años.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:33 pm


En 1810 sustituyendo al cristal José Casado patenta el envase de hojalata que dotó a las conservas de mayor resistencia y las previno del efecto de la luz que deteriora el contenido vitamínico.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:33 pm


La anestesia epidural o anestesia peridural es la introducción de anestésico local en el espacio epidural, bloqueando así, las terminaciones nerviosas en su salida de la médula. Por lo tanto su distribución será metamérica, o sea se anestesiará la zona del cuerpo que corresponde a los nervios que han sido alcanzados por el anestésico local inyectado. Fue descubierta en 1921, por el oscense Fidel Pagés.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:35 pm

Ibn Zuhr nació en Peñaflor.
Es considerado el introductor de:
* los métodos de disección para la práctica de necropsias – que practicó en ovejas antes de trasladarlos a autopsias humanas –;
* las primeras preparaciones de nutrición parenteral, utilzando agujas de plata;
Entre sus aportaciones originales destacan:
* Desarrolló la práctica y uso de la traqueotomía.
* Descubrió la causa de la sarna o escabiosis.
* Descubrió la causa de la pericarditis.
Anatomía y Fisiología
En sus investigaciones médicas, Ibn Zuhr fue el primero en aplicar métodos de disección, primero en animales – practicó en ovejas – y después en humanos.
Asimismo, descubrió que la causa de la sarna era un ácaro, el Sarcoptes scabei, lo que desechaba la Teoría Galénica de los Cuatro Humores.
Además demostró la presencia de sangre en el organismo.

Ibn Zuhr fue el primero en establecer los fundamentos científicos de la otitis y en aclarar las causas del estridor en las Laringotraqueobronquitis o “Síndrome de Croup”.
Neurología
Ibn Zuhr proporcionó una serie de descripciones adecuadas de la meningitis, la tromboflebitis intracraneal y de algunos tumores.
Farmacopea
Ibn Zuhr escribió un Tratado de Farmacopea, en el que también desarrollaba la tradición de tratamientos medicamentosos aplicados a síntomas específicos
Anestesiología
La medicina andalusí fue la primera desarrolladora de la anestesia por inhalación, utilizando poríferas como medio de aplicación.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:35 pm

Ibn Muad fue un matemático de Al-Ándalus, que destacó especialmente por sus investigaciones y aportes en trigonometría, que desligó por vez primera de los estudios de astronomía.

Realizó el cálculo de la altura de la atmósfera -83,86 kilómetros-, sobre la base de cuatro parámetros que fueron: la circunferencia terrestre de 38.624,25 kilómetros, el tamaña relativo de la Tierra y el Sol en una relación 5,5 a 1 en radios terrestres, distancia media de la Tierra al Sol [1.110 radios terrestres] y ángulos de depresión de los crepúsculos. Dicho cálculo fue el usado durante casi 600 años en Europa hasta que Kepler lo modificó al introducir la variable de la refracción de la luz en la atmósfera. También estableció un algoritmo para fijar los límites en la división astrológica, conocido como método ecuatorial de límites fijos, aunque no fue el primero, pero sí su solución fue original, y que fue usado para la proyección de rayos y una demostración del teorema del seno, el cálculo de los valores de la función tangente usando por vez primera la teoría de senos de Al-Jwarizmi.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:35 pm

Ibn Khaldun (precursor de ciencias sociales por ejemplo demografía , historia cultural ,historiografía , la mayoría filosofía de la historia , y sociología ).

Al-Baitar estudió con el biólogo Abu al-Abbas al-Nabati en Sevilla donde comenzó una colección de plantas cuyo estudio se centraba en sus propiedades medicinales. Fue el más grande botánico y farmacéutico de la Edad Media.
Ibn al-Baitar fue responsable de numerosos trabajos que recogen el conocimiento farmaceútico de su tiempo. Su obra más conocida es (Libro de medicinas y productos alimenticios simples). Nombró las plantas y describió el uso de más de 1400 especies

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Alejandro el Dom Oct 16, 2011 5:36 pm

Muhammad al-Shafra.
Nació en la localidad alicantina de Crevillente (denominada Qirbilyän cuando pertenecía al Reino de Murcia, de ahí su apodo al-Qirbiliäni) en la segunda mitad del siglo XIII (su año de nacimiento no se ha podido determinar de una forma exacta, aunque se estima cercano a 1270). Redactó varios manuscritos de medicina y cirugía, destacando el "Kitab al Istiqsa", un tratado sobre los tumores. De su obra se conservan tres manuscritos en la Real Biblioteca de Fez.

Ibn Jatima. y la teoria microbiana.
Ibn Jatima. Vivió los peores tiempos de la peste bubónica en su ciudad, que fue el puerto de entrada de la enfermedad en la Al-Ándalus, entre ellos la plaga de 1347-1349. A esta enfermedad dedicó su principal obra, Tahsíl garad al-qásid fi tafsil al-marad al-wafid, o Consecución del fin propuesto en la aclaración de la enfermedad de la peste, aparecida en febrero de 1349.. En él se describen otras plagas ocurridas en el mundo conocido, se dan consejos a los habitantes del reino de Granada para que se protejan de la enfermedad y se aventura la teoría de que las enfermedades se transmitan a través de "organismos minúsculos" que pasan de un cuerpo a otro. Se adelanta Ibn Jatima así a sus colegas de la Europa cristiana, junto a su contemporáneo y amigo Ibn al-Jatib, en la hipótesis de la infección microbiana y en la importancia del aislamiento en las epidemias.

_________________

Alejandro
Moderador España
Moderador España

Mensajes : 910
Fecha de inscripción : 20/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Genios cientificos e inventores de la historia española

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.